Quienes somos

Objetivos

Logros

Luxemburgo

Prensa

Publicaciones

Enlaces

Novedades

Afíliate

Principal

La Conselleria de Sanitat y los médicos: dos formas de entender la medicina

La Conselleria continúa desarrollando acuerdos para conseguir estabilidad y calidad en el empleo. Pero, ¿Realmente piensa que esta nueva regulación va a ser mínimamente eficaz? Nosotros en el Simap (Sindicato de Médicos de Asistencia Pública) estamos seguros de su absoluta inutilidad: son mejoras escasas, parciales y periféricas, llegarán tarde y con cuentagotas; y, como siempre, con una redacción de la resolución absolutamente ambigua donde caben múltiples interpretaciones y donde siempre prevalece como oficial la más perniciosa.

Nos enfrentamos a un déficit de médicos en nuestra Comunidad. Desde el Simap hemos defendido siempre la tesis de que este déficit era más ficticio que real. En estos momentos lo que existe, con excepción de alguna especialidad, es una negativa de los médicos a trabajar en la sanidad pública valenciana en las condiciones y con las retribuciones que se les viene ofertando en los últimos años. Pero hay otros problemas, tan importantes como éste, y al que la Conselleria no presta ninguna atención. Entre ellos destacaría la desmotivación general de los médicos, el síndrome del trabajador quemado que con categoría de enfermedad profesional se extiende entre nosotros como una epidemia. La Conselleria se equivoca, y mucho, cuando pretende incentivar a sus profesionales con la consecución de objetivos económicos como la reducción del gasto farmacéutico o la prescripción de genéricos. Estos objetivos se conseguirían con menos esfuerzo y provocarían un efecto beneficioso colateral si los objetivos que se nos plantearan fueran la consecución de objetivos de salud para nuestros pacientes. El buen cuidado de nuestros pacientes es, en sí, nuestra misión natural, por la que hemos elegido esta profesión y por lo que seguimos teniendo ilusión. Cuando los objetivos que miden nuestros gestores, estancia media, rotación de camas, número de pacientes visitados, incremento de la prescripción de genéricos distan tanto de lo que serían nuestros objetivos, como serían el control de cifras de glucemia, tensión arterial, prevención de eventos cardiovasculares, detección precoz de neoplasias o  mejoras en la calidad de vida por control de patologías crónicas, estamos condenados a no entendernos. Las medidas economicistas que no tienen en cuenta permitirnos unas condiciones de trabajo aceptables para poder hacerlo con dignidad y obtener nuestro objetivo como médicos, más salud para nuestros pacientes, son ineficaces. Una grave consecuencia de la masificación de las consultas médicas y la falta de tiempo para atender a los pacientes, además de la desmotivación del profesional y la frustración del paciente, es la inercia terapéutica. Es decir, el mantenimiento de tratamientos que son ineficaces por no disponer de tiempo para plantear otra estrategia, y atribuir la falta de eficacia a una cumplimentación incorrecta.  El gasto farmacéutico sigue aumentando de forma desmedida  y no han resultado útiles las medidas adoptadas hasta ahora, impuestas por gestores a los médicos sin escuchar sus iniciativas y demandas. Los médicos no somos dispensadores de fármacos y la prescripción terapéutica es sólo unos de los pasos de un cuidado integral a la persona, mucho más complejo de lo que pueda parecer a un lego. Requiere tiempo para tomar decisiones dentro de un abanico de posibilidades donde se aplican conocimientos generales al caso particular de cada paciente y se valoran probabilidades de eficacia, posibilidades de efectos perniciosos del propio fármaco o por otras patologías asociadas, adaptación de la prescripción al estilo de vida, posibles interacciones medicamentosas con otros fármacos que está tomando. Creo que valdría la pena que la Conselleria aceptara mirar el problema desde otro ángulo y accediera a  escuchar las propuestas de los médicos. Al fin y al cabo, nosotros gestionamos directamente un 80% del gasto farmacéutico y somos los responsables, en última instancia, del estado de salud de la población.

Concha Ferrer Tuset   Delegada sindical del Simap


SIMAP. Calle General Urrutia 24-9ª.46006-Valencia

Sede central: Hospital La Fe. Avda. Campanar 21. 46009-Valencia

Teléfono/Fax: 961973217