Quienes somos

Objetivos

Logros

Luxemburgo

Prensa

Publicaciones

Enlaces

Novedades

Afíliate

Principal

   Revista de Prensa (6)


25-3-99:

El SIMAP valenciano califica de "desencantadora" la orden que regula las guardias médicas en Atención Especializada

El presidente del sindicato denuncia que la nueva legislación continúa con los mismos agravios históricos mantenidos con el resto de los médicos del Estado 

Enrique Mellado, Valencia.- El presidente del Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP), Juan Benedito Alberola, ha calificado de "gran desencanto" la orden de la Consellería de Sanidad que regula las guardias médicas en

Atención Especializada en la Comunidad Valenciana. Benedito hace un extenso repaso a la orden de 21 de enero de 1999 y manifiesta que, "después de tanto tiempo esperándola nos encontramos sin mejoras y con los mismos agravios que ya se mantenían con los profesionales de otras comunidades autónomas del Estado".

Según el presidente del SIMAP la exención de guardias a los 55 años ya se encontraba recogido en el Estatuto Jurídico del Personal Médico del año 1966 y posteriormente fueron legisladas en el Reglamento de Atención Especializada de 1996, "aunque seguimos esperando que su desarrollo sea efectivo". Benedito también recuerda que la libranza de la guardia sin detrimento económico, denominado ahora descanso obligatorio remunerado, ya era reconocida en los acuerdos sindicales de 1984 y, sobre todo se denuncia que la exención de guardias obliga a aceptar una rebaja del sueldo, lo que califica de "agravio clamoroso" con los médicos del resto del Estado, "ya que en otras autonomías existen medidas para mantener los ingresos a cambio de una prestación laboral sustitutoria".

Otra de las cuestiones denunciadas por el presidente del SIMAP  hace referencia al tema de los horarios. Así, "para los facultativos, todas las horas del mundo son hábiles", haciendo alusión también a los días festivos de descanso, que "mientras todo el mundo cuenta con 14, nosotros sólo tenemos 4".

Concluye Benedito calificando la orden de "desencantadora", que sólo recoge "mejoras irrisorias" y que mantiene al colectivo "en disposición de sufrir abusos y sin protección legal", por lo que considera esta orden como "provisional" y el principio para seguir reivindicando las mejoras como "un deber para con la medicina y con los futuros médicos".
 


15-4-99:

El SIMAP denuncia el recorte presupuestario de 1999 para los hospitales públicos valencianos

 

Javier Catalá cree que la Consellería está justificando la futura privatización de los centros

Enrique Mellado, Valencia.- Javier Catalá Barceló, de la junta directiva del Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP), ha denunciado a la Consellería de Sanidad de Valencia por realizar un importante recorte en los presupuestos que sanidad dedicará a los hospitales públicos durante 1999 y que, en algunos casos, como es el caso del Hospital de Sagunto, con una disminución de 600 millones de pesetas, "no solo impedirá realizar inversiones, sino que será imposible hacer frente a los gastos ordinarios de funcionamiento y de personal".

El SIMAP relaciona este recorte presupuestario con la apertura del hospital de La Ribera (Alcira) y con la reasignación de los presupuestos a cada hospital teniendo únicamente en cuenta el número de habitantes de cada área de salud. Según el sindicalista, "todo el mundo sabe que no cuesta lo mismo mantener un hospital pequeño que uno grande, por lo que distribuir el presupuesto con ese único criterio es injusto a todas luces", y pone el ejemplo de Alcira que, con el dinero que recibe, no podría mantener dos hospitales y cuatro centros de salud que sería lo que le correspondería por el número de habitantes que recoge.

Para Javier Catalá lo que está buscando la Consellería de Sanidad es llevar a los hospitales a una situación caótica, con endeudamientos, despidos y finalmente mayores dotaciones presupuestarias, que lleve a todo el mundo al convencimiento de que "los hospitales públicos no funcionan y que son más caros que el de Alcira", y así poder justificar futuras acciones privatizadoras.

Termina el portavoz del SIMAP preguntándose cuál será el futuro del sistema sanitario valenciano para concluir afirmando que "no basta con decir que el nuevo sistema de financiación constituye un ahorro, necesitamos más y mejores explicaciones sobre nuestro dinero y, lo que es más importante, sobre nuestra salud".

 

 


20-4-99:

El Supremo anula la cláusula que lo dejaba a la discrecionalidad del gerente
El MIR tiene derecho a descansar 12 horas tras una guardia física

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que confirma el derecho del médico residente a descansar como mínimo doce horas tras la una guardia. La sentencia reconoce que el contrato de formación del MIR "es muy característico y acepta flexibilización", pero aclara que su "régimen no admite introducir una cláusula, donde, por simple decisión empresarial, se elimine el tiempo mínimo entre jornadas".

La Sala Social del Tribunal Supremo ha declarado por primera vez que "los médicos internos residentes (MIR) tienen derecho a descansar como mínimo un periodo de 12 horas entre el final de una jornada con guardia de presencia física y la siguiente".

Los hechos abordados por el Supremo se remontan a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, en la que se reconoció no sólo este derecho al descanso, sino que, además, anuló una cláusula que dejaba a la discrecionalidad de los gerentes el ejercicio de este derecho".

La Consejería de Sanidad Valenciana interpuso un recurso de casación argumentando que "la naturaleza formativa del contrato del residente aconseja su flexibilización, y que el tiempo de guardias nocturnas sólo, de manera muy relativa, es tiempo de trabajo".

El Supremo sostiene que este "argumento no es fundado", ya que "la relación que une a los médicos residentes con su hospital es una relación laboral". Es más, añade la sentencia que la "naturaleza laboral se dio por sentada en una sentencia de 1991 de la propia sala social, que diferenció a los médicos residentes de aquellos otros médicos que están sujetos a un régimen estatutario".

Diferente

El Supremo, que acoge los argumentos de Amparo Rivera, abogada del Simap, reconoce que la relación laboral del residente "se trata de un contrato de formación muy característico", e incluso "no se identifica con ninguna de las dos variantes que contempla el ET". Pero de ello, aclara el tribunal, "no se deduce en modo alguno que las flexibilizaciones que en su régimen quepa introducir una cláusula como la discutida -la valenciana-, donde, por simple decisión empresarial, se elimine el tiempo mínimo entre jornadas del artículo 34.3 ET". Este artículo dispone que "entre el final de la jornada y el comienzo de la siguiente mediaran, como mínimo, 12 horas".

Por otro lado, es llamativo, cómo el Supremo, tras admitir que el contrato del MIR es formativo, declara que la cláusula "excede el mínimo que impone la Directiva 93/104, sobre Ordenación de Trabajo".

El alto tribunal parece ignorar que el artículo 1.3 de la directiva excluye explícitamente de su ámbito de protección a "actividad de los médicos en periodo de formación". Así lo han apreciado ya dos juzgados de lo social que han estudiado el descanso en el Derecho Comunitario.

Con paso firme

La sentencia dictada por el alto tribunal es consecuencia de un conflicto colectivo interpuesto por el SIMAP ante el Tribunal Superior de Justicia de Valencia en 1998. Sin embargo, la lucha por el reconocimiento a los médicos residentes de un descanso mínimo de 12 horas entre el final de una jornada laboral con guardia de presencia física y la siguiente viene de lejos.

En 1996 y 1997 el Tribunal de Justicia de Castilla y León dictó sendas sentencias en las que reconocía este derecho al MIR (ver DM del 5-VII-96 y del 15-VII-97). Estas sentencias confirmaban la naturaleza laboral de los contratos suscritos por los MIR, lo que implicaba la plena aplicación del Estatuto Laboral, que impone en su artículo 34.3, párrafo primero, "que mediaran entre el final de la jornada y el comienzo de la siguiente, como mínimo, doce horas".

La sentencia dictada por el Tribunal Superior de Valencia en 1998, ahora confirmada por el Tribunal Supremo, daba, además, un paso más al anular la cláusula octava de los contratos suscritos entre el personal sanitario en formación y los gerentes de los hospitales valencianos. Esta cláusula dejaba la libranza al día siguiente de la realización de una guardia, teniendo en cuenta la finalidad formativa del contrato del médico residente a la discrecionalidad de los directores gerentes.

 

                                                                                                                                                                                                    


a Revista de Prensa, página inicial


SIMAP. Calle General Urrutia 24-9ª.46006-Valencia

Sede central: Hospital La Fe. Avda. Campanar 21. 46009-Valencia

Teléfono/Fax: 961973217