Revista de Prensa (8)


 21-1-00:

El SIMAP lleva a la Consejería a los tribunales por el salario de los equipos de Atención Primaria 

 

Los pediatras extrahospitalarios han visto cómo aumentaba el número de pacientes mientras disminuía el sueldo y se rebajaban los coeficientes

 

Enrique Mellado, Valencia.- El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP) viene desarrollando  una serie de acciones legales contra la Consejería de Sanidad en defensa de los salarios de los Equipos de Atención Primaria (EAP) y los pediatras extrahospitalarios, al entender que con la baremación  que aplica la Consejería se perjudican los intereses de estos profesionales. En este sentido, según explica el presidente del SIMAP, Juan Benedito, los gestores de la Consejería sólo tienen en cuenta el número de pacientes menores de siete años para confeccionar uno de los coeficientes que entran en la nómina, mientras que los médicos pediatras visitan a los enfermos hasta los 14 años.

La asistencia pediátrica hasta los 14 años se inició en la Comunidad Valenciana en octubre de 1992 y como consecuencia de ella se elevó de manera importante el número de pacientes que atendían los pediatras, ya que la medida no se vio acompañada por un aumento del número de plazas de profesionales médicos. Además, según denuncia Benedito, los coeficientes de la nómina relacionados con el número de pacientes se siguieron calculando con los pacientes menores de siete años, lo que  condujo a la situación absurda de mucho más trabajo por menos dinero.

Para intentar resolver este problema que, según el SIMAP, resulta ser "una sensación colectiva de atropello", el sindicato solicitó al gobierno Valenciano que "a iniciativa propia" revocara y volviera a calcular el mencionado complemento "adecuándolo a la realidad", recibiendo el silencio por respuesta por parte de los gestores de la Consejería de Sanidad". A continuación, y con el mismo fin, el SIMAP presentó un recurso contencioso administrativo  ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, cuyo resultado se verá el próximo 24 de febrero,  y en tercer lugar,  en colaboración con el colectivo de pediatras extrahospitalarios, se han ido interponiendo una serie de reclamaciones ante los juzgados de lo social reclamando las diferencias retributivas de los últimos cinco años resultantes de la aplicación de los coeficientes de forma incorrecta.  

 

 


 13-6-00:

El SIMAP pide que la Consejería de Sanidad Valenciana abone las cuotas obligatorias de los colegios de médicos a sus trabajadores

 

El sindicato alega que estos pagos representan una merma de las retribuciones de los facultativos


 
Enrique Mellado, Valencia.- El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP) exige a la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana que abone las cuotas obligatorias de carácter colegial de los médicos que trabajan en la Sanidad Pública sin realizar ninguna otra actividad profesional.

En sus argumentaciones, los representantes del sindicato y trabajadores de la Sanidad pública, Juan Benedito Alberola y Matilde Martínez García, argumentan que, puesto que en la actualidad para poder trabajar en la Consejería de Sanidad han de estar colegiados de forma obligatoria en sus respectivos Colegios de Médicos y puesto que esta obligación de colegiación supone unos gastos fijos  para satisfacer las cuotas de carácter colegial que imponen los respectivos colegios, sea la Consejería de Sanidad la que abone dichos gastos.

De igual manera, Benedito y Martínez García aseguran que estos gastos, "que afectan a muchos médicos que trabajan para la Consejería de Sanidad y no tienen ninguna otra actividad profesional retribuida", suponen "una merma de nuestras retribuciones" que se aplican de forma reglada e inevitable, por lo que insisten en hacer la presente solicitud "en su nombre y en el de todo el colectivo médico" y dialogar unos temas "que no tienen que ser judicializados". 

 

 

 

 

 


 

 

 17-6-00:

 

Los planes de choque representan "el camino para el mantenimiento de las listas y el deterioro de la Sanidad pública", según el SIMAP
 

El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública critica las políticas sanitarias basadas en las intervenciones e inversiones puntuales

 

Enrique Mellado, Valencia.- El Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (SIMAP) ha asegurado en un comunicado que los planes de choque "terminan siendo el camino para el mantenimiento de las listas de espera y el deterioro de la Sanidad pública". Miguel Pastor Borgoñón, miembro  del SIMAP y firmante del escrito, asegura que las listas de espera "son fruto del desequilibrio entre la demanda y la oferta sanitaria" y que gastar en disminuirlas, resulta inútil, "porque el futuro es inevitable: reaparecerán cuando termine el plan de choque".

En este sentido, el sindicalista llega a la conclusión de que cuando la Administración sanitaria plantea un plan de choque concreto está planteando de forma implícita que no es necesario un plan continuado de inversiones en la Sanidad pública, dando a entender que las inversiones y su distribución son las adecuadas y que "únicamente las pequeñas disfunciones que se detectan de forma puntual son las que se resolverán de forma rápida y eficaz con una inversión puntual y limitada en el tiempo". Sin embargo, afirma Pastor, "la mayor parte de los usuarios del sistema sanitario público conocen demasiado bien las carencias crónicas de la Sanidad pública", como las consultas masificadas, duración de las visitas médicas insuficientes y las demoras importantes para acceder a los especialistas y a las exploraciones.

Ante esta situación, Miguel Pastor concluye que "muchos planes de choque consisten únicamente en derivar pacientes a la Sanidad privada", con lo que aumenta la desinversión en la Sanidad  pública. Además, estos planes tan puntuales contribuyen a una distribución desequilibrada del trabajo, generando horas extraordinarias a personas que ya tienen empleo en lugar de proporcionar ocupación al gran número de profesionales bien formados que están en paro, lo cual,  unido a la desinversión anterior, provoca una mayor disminución en las contrataciones de personal.

Para el médico del SIMAP, el problema es una consecuencia directa de la escasez de recursos, denunciando que España es el país de Europa que menos gasta en Sanidad pública no farmacéutica, mientras que es el país de Europa que más gasta en servicios de farmacia, "lo que constituye un síntoma más de que las consultas médicas están masificadas y sólo se dispone de tiempo para hacer recetas".